jueves, 20 de junio de 2013

La comunicación en un mundo en red: cómo distinguir a liantes y no invertir tiempo ni energía de manera improductiva

Aunque en un mundo globalizado ya vivimos la mayoría en red, todavía muchos piensan desde unos esquemas piramidales, todavía creemos en la jerarquía. Como resultado de esta creencia, o de la falta de fe en la red -debido al desconocimiento o falta de conciencia-, podemos dejarnos influenciar por personas o sistemas que aún están en una organización social tridimensional.

En el paradigma piramidal, el que está en la parte más alta de la jerarquía es el que ordena, manda y reparte los recursos, pero siempre en la medida justa para a penas satisfacer las necesidades básicas de los de abajo, ya que la independencia o el pensamiento libre suponen un riesgo para la integridad de la pirámide. La jerarquía es un sistema altamente dependiente, donde el de arriba depende de la lealtad de los de abajo y los de abajo dependen para su supervivencia de los recursos que son distribuidos por el de arriba. La cohesión se mantiene mediante el control, la división y la fuerza, en definitiva, mediante el miedo.

En un mundo en red, el individuo con sus talentos e ideas es lo más importante y el objetivo siempre es atender a la demanda social, es decir, el bien común. Se trata de un sistema de organización social que favorece la independencia de las personas. Lo más importante es la comunicación positiva entre las personas y es requisito imprescindible ser coherente, y por tanto, sincero, honrado y transparente. En definitiva, se generan lazos sociales caracterizados por el "buen rollo".

Debido a que estamos en un período de transición entre el paradigma o Era piramidal y la Era en red, es normal que coexistan personas que se adhieren a la pirámide junto a otros que ya han pasado a la red. Así por ejemplo, aún nos encontramos con aquellos que esperan ser "rescatados" de la crisis, junto a otros que tienen claro que de ellos únicamente depende su situación.
La inseguridad, la falta de conciencia, el desconocimiento o incluso la desesperación pueden llevarnos a dejarnos "embaucar" por personas o grupos de esquema piramidal cuando ya estábamos funcionando en red. O puede que nosotros mismos carezcamos de la confianza necesaria en uno y en los demás para permitirnos funcionar libremente en red. No pasa nada, de todo se aprende, pero es bueno tener en cuenta que funcionar en pirámide puede suponer una pérdida de energía y de tiempo.

Aquí os dejo una suerte de cuestionario práctico en el que comparo características de la comunicación entre personas en pirámide y personas en red. Espero que os sea útil, y creo que sobre todo se puede aplicar en el mundo laboral o de los negocios, pero también puede ser práctico para aprender a distinguir grupos sociales, ya sea una asociación, un partido político o un club.

Piramidales
Gente en red
Desconocido. ¿Cómo le has conocido? ¿Es alguien que se ha presentado en tu negocio, casa, etc. sin que lo hayas buscado?
Contacto a través de un conocido. Es alguien que un amigo o alguien de tu confianza te ha presentado.
Tono de mensaje con alto contenido emocional. ¿Su mensaje es excitante? Ya sea porque te emociona o porque te agrede.
Tono de mensaje moderado. Habla suave, sin levantar demasiado la voz, sutil.
Mensaje insinuante. ¿Su mensaje crea en ti expectativas? ¿Tienes la impresión que te ofrece salvarte de algo? ¿Habla mucho para decir poco?
Mensaje claro. Su mensaje es directo, preciso y conciso. Se entiende a la primera y genera confianza fácilmente.
Mensaje incompleto. ¿Te da la sensación de que aún no te ha contado todo?
Mensaje completo. La propuesta es clara y está bien estructurada y expuesta. Tus dudas son aclaradas de manera sencilla. En 5 minutos expone el proyecto.
Mensaje exagerado. ¿Utiliza adjetivos superlativos, (como grande, la mejor, única,...) o adverbios comparativos que denotan superioridad (más que,...)
Mensaje equilibrado. Hace referencia a objetos y actuaciones y no califica a las personas. No exagera y más bien tiende hablar de proyectos y cosas pequeñas pero útiles.
Impone. ¿Te deja poco tiempo para pensar? ¿Te sientes presionado para dar una respuesta?
Propone. Sientes que eres libre para elegir y que tienes todo el tiempo para hacerlo.
Critica. ¿Habla mal de los demás o sugiere que los demás o tú necesitas corregir errores?
Sugiere. Comenta acciones y no formas de ser. No destaca errores, sino que señala diferentes consecuencias de diferentes formas de actuar y realiza sugerencias positivas.
Mal genio. ¿Se enfada con facilidad o te hace sentir que has de tener cuidado para no ofenderle o para caerle bien? ¿Es rígido?
Buena disposición. La conversación es relajada y libre y tienes la sensación de que puedes aportar. Es flexible.
Foco en el dinero. ¿Se hace énfasis especialmente en el dinero? ¿Se menciona el dinero al principio de la conversación?
Foco en el servicio. El principal objetivo es atender la demanda o generar un proyecto enfocado en el bien común, aunque sin descartar la rentabilidad.
Información personal incompleta. ¿Tienes claro quién es y de dónde viene? ¿Los datos personales de la persona o empresa está claramente expuestos en la web o email? Esconde su imagen personal o exagera ciertos datos biográficos.
Información personal clara. Cultiva la marca personal. En las redes sociales pone su imagen y la renueva con cierta frecuencia. Su tarjeta contiene toda su información o un lugar donde acceder a ella fácilmente. Web contiene información personal clara. Conoces la trayectoria y datos biográficos de la persona porque te lo ha contado y venía a cuento.


Si la persona que tienes delante puntúa en más de tres de los rasgos de la columna de la izquierda (piramidal) y tres o menos de la derecha (red), seguramente esté aún inmersa en el sistema piramidal. Plantéate cuánto tiempo y energía estás dispuesto a invertir en ese tipo de comunicación.

Si te reconoces en las descripciones de la primera columna, seguramente sientas la necesidad de "defenderte" a menudo ante los demás, mi consejo es que tengas fe en el poder de la gente en red, afloja y sé flexible. Reflexiona sobre las descripciones en ambas columnas y dedícate tiempo para cultivar los atributos que tú sinceramente crees que son los más afines a ti.

miércoles, 19 de junio de 2013

Communication in a network world: how to tell the difference between easy and difficult people

In a globalized world, our relationships are in network, and these are very different from those we had in the pyramid paradigm. Before, he who had the power made the rules and gave orders, and there was no room for any horizontal or bilateral communication. In a network world everyone has something to say, an opinion to express, that can and should be considered.

Right now we are between two worlds, and even though most of us -many not knowingly- are already in network, there are still people who work with a pyramidal scheme. The problem is that this type of relationships is very dependant and time and energy consuming, and in a network world everything goes very fast and is very brief -"wiki, wiki", say the Hawaiians- . Can you really afford to have pyramidal relationships?

Here's a little questionnaire I've made up to help you see the difference between those two types of communication. If you check more than three items in the left column and less than three in the right column, than I suggest you think about how you are relating to people and if that really is making you feel good and helping you be efficient.

You can use these questions to compare anything from a work relationship, you boss, an offer someone makes you, a friendship, a political party, adds or commercials, an association, etc. And one more thing, keep in mind that the most important attributes to be in a network world are transparency, confidence in yourself and others and flexibility.


Piramidal communication
Network communication
Unknown. How did you meet? Is it someone who has presented themselves out of the blue?
Contact through a friend. It is someone who has been introduced or recommended by a a friend.
The message has a high emotional strain. Does the message stir your emotions, either because it sounds exciting, is aggressive or makes you feel bad?
The message has a moderate tone. Voice is soft and subtle, tone is moderate, neither too high nor too low.
The message is not cleat. Do you have the feeling that you are going to receive something, that something is going to be revealed to you but isn't? Does the person speak a lot but doesn't say much?
The message is clear. The message is direct, precise, concise, easy to understand and inspires confidence.
The message is incomplete. Do you get the feeling that not all is told, that there is more you need to know?
The message is complete. The proposal is clear, well structured. Any questions are quickly and easily answered. The idea or proposal can be presented in 5 minutes or less.
The message is exaggerated. Is the language used exaggerated and extremist, using terms like "big", "better", "worst", "danger", etc.
Well balanced message. The person makes references to objects and actions, but does not criticize others. Things are not exaggerated and ideas are exposed in terms of small but useful actions.
Imposition. Do you get the feeling that you can't talk or state your opinion easily? Do you feel pressured into giving an answer?
Propositions. You feel free to make the choice you wish and to take all the time that you need to make it.
Criticism. Does the person criticize others, talks about the things you or others do wrong and their errors?
Suggestions. Focused on actions and not ways of being. Instead of shinning the light on mistakes and errors, signals consequences of actions and makes suggestions of ways to improve.
Bad mood. Does the person get angry easily or do you get a feeling that you have to careful not to offend him? Is he rigid?
Good mood. Conversation flows in a relaxed and casual manner. Flexibility.
Focus on money. Si the main focus on money? Is money mentioned at the beginning of the conversation?
Focus on service. The goal is to give response to the demand or to create a project focused on common good, of course without forgetting about profitability.
Incomplete personal information. Are you sure you know him and his background? Is personal data and/or the business' information clearly stated on the website or email? Does he hide his image or exaggerate part of his bio.
Clear personal information. Good and coherent personal branding. Has an updated image in his social networks. Visiting card has all the information or access to it. Web site offers easy access to all personal information. You the trajectory and personal information because it is revealed personally and it made sense to do so.

martes, 18 de junio de 2013

The new paradigm of social organization in a network world

The Dutch stundets visiting a vinyard in Benitatxell
Today I received the visit of a group of students from Wageningen University (Netherlands) who have come to the Marina Alta area to learn more about local agriculture as a solution-reaction to the economical crisis and how this social phenomena is surging either as a grass roots initiative, a participatory project, or if it is just a result of local government policies.
Cristina Vicente-Almazán, from Dynamis Valencia, who is working with the local farmers to help build a network organization that will allow them to access local and online markets, is accompanying the students in their quest for knowledge on how people are getting together and creating a new "agriculture".
At first the students asked me about how agriculture is growing in popularity in this area, but we ended up talking about my theory on the change in paradigm from a hierarchy organized society to a global network society.

Ten thousand years of Human History in one minute
The crisis we are living today is much more than an economical crisis and the fact is we have no real references of the changes we are living today as the last time something similar occurred was over 5.000 years ago, and our History, our written History, dates back only to the beginning of this Era that has just finished now.
Around 10.000 years ago, Humanity left a nomadic style when, thanks to women, the Neolithic agricultural revolution occurred. We started to create the first villages thanks to agriculture, and people started to organize themselves in circles. We sat around fires, the huts we lived in were circular, and the villages were settled in a circular perimeter. Also, we then started to "crystallize" circles, as a sort of byproduct of our collective consciousness: we created the wheel and built sacred monuments like Stonehenge.
But then, at around 3.000 B.C., thanks to the drive of men, through trade and commerce, this two dimensional figure was not enough anymore to contain Human society and its organization, so we began to create the first cities and organize ourselves in hierarchy. Since then, the pyramid has been the three dimensional figure that contains us, and since then we have "crystallized" pyramids all over the world, like un Egypt, Mexico or China.
But now, in our globalized world, the pyramid does no longer contain our society's organization. We are not limited anymore to a city or a country in a world where everyone is connected. Our collective subconscious, or collective intelligence, has added a fourth dimension to the way in which we organize ourselves, and the figure we are "crystallizing" is the network: electrical networks, gas networks, economical networks and of course, the internet. The fourth dimension is time: the nodes in the network connect and disconnect depending on the demand.

with the students at my centre
From masculine energy to feminine energy
It is not a coincidence that women were responsible for the Neolithic agricultural revolution or that thanks to the drive of men, through trade and commerce, the first cities were created. Each Era spans through approximately 5.000 years -by the way, this coincides with the Mayan Calendar-, and each time we change Era and a new dimension is added to the organization of a society that grows in complexity, we alternate from matriarchal to patriarchal societies. In other words, we go from feminine energy to masculine energy.
Feminine energy can be described as that which unites, creates and feels, where as masculine energy divides, acts and thinks. For the last 5.000 years we have been able to transform matter and develop thought and science thanks to masculine energy, but now we are beginning a new Era of feminine energy. In our global network society Human values must be based on the feminine principles of bringing together, creativity and emotions.
And it is women who are bringing along the change of the new Era. First it was the suffragist over 100 years ago who fought for the rights of women, not only to vote, but also to be considered human beings. And then, in the II World War, women began to be employed in factories because the work force was needed and the men weren't there -they were either in war or had died-, and they discovered that they enjoyed being free, being themselves, and earning their own living. Then came the birth control pill and popularization of divorce, and the most basic pyramid of a patriarchal society, the family, started to crumble down.

Society's values in a network society
A hierarchical society is possible by oppression and division of individuals. Think of Maslow's hierarchy of needs. The first two and a half steps are fulfilled in a pyramid based society: physiological needs, security needs and the most basic needs of love and belonging. But a hierarchical society is a very dependent one and the system itself does not allow the possibility to grow as a person, to have self-esteem and to reach any sort of fulfillment, that is, to be an individual. In a hierarchy the one on top accumulates all resources and then bestows on the ones below just enough so they can be at the limit of fulfillment of these three basic needs, and no more. Because if you begin to feel and think for yourself in a pyramidal structure, you are a liability to the system.
On the contrary, in a network society, it is the individual as such, with his own particular talents and combination of talents, who is an asset, because thanks to his talents he can contribute to the different projects he participates in. In a network society people are encouraged to escalate to the top of Maslow's pyramid of needs: to participate in society, to develop their self esteem and to live a rich and meaningful life.
So, as you see, the main values in a hierarchical society are division, opacity, control, and only the group is important, and this leads to selfishness and aggression, as personal barriers are constantly infringed and feelings hurt, creating trauma.
What we call trauma is in truth the result of social phobias. As gregarious creatures we need to belong, to participate and to have a sense of order in society. This in turn results in fear of being abandoned, fear of being rejected, and fear of losing control over others and oneself. In the end, this is fear of being outside of the "protective walls of society", which in turn relates to fear of not being within.
And to be within, to resolve our personal issues and conditionings, is the first step towards a network society. In other words, if we want to change the world, we must first change ourselves.
To operate in a network society the values are totally different from the previous paradigm. The most important quality is the ability to communicate with others, and to do so, one must be coherent and honest. The only way to be coherent and honest is to know one self and bring "darkness into light" to discover your talents. Flexibility, transparency and independency are other key values y a network world.
By the way, the good news is that you don't have to worry about people with bad intentions or who are false. In a network world, where information flows, these individuals are easily spotted out because they create division. The network is based on good and positive communication and it has a high degree of cohesion. So in the long run, there is just no place for negative people and they end up getting cutout by their own behavior: in a network world people are not interested in relating to people who make their lives complicated and choose to be with others who are easy.

Working in a network world
The day of big enterprises is coming to an end. Big companies are already starting to cut down on their structure and outsourcing talents. In the future we will be involved in projects and not in companies, with our focus on responding to a quickly changing demand. Professionals will get together for a project, relying on each other's talents, and at the same time, be involved in other projects, which they leave as soon as something else comes up or as soon as their talent is no longer needed.

Economy in a network world
The new term floating in internet is "wikinomics". "Wiki" means fast and short lived in Hawaiian. The wikinomics is not only characterized by these two attributes, it is also diverse and flexible. Concepts like outsourcing, opensource, crowdsourcing, peerfunding, crowdfunding, peerlending, social media and social media marketing, or start-ups, etc. hold the key to the new trend of economy in a globalized world, in which it is not as important to make a lot of money, but to put your talents to serve other people, according to social demand, and having fun and learning by doing so. I don't believe we will retire in the future because I can't imagine anybody wanting to stop having fun in their lives and helping other people by doing so.

Education in a network world
Well, if we must develop our talents and be coherent human beings to operate in a network world, our current educational system is condemned to extinction. This is surely no secret to many people who are already seeing the demise of an educational structure who served its purpose until about the end of the II World War.
Primary education is obsolete and kids are feeling frustrated at school -the ones born in the last twenty odd years belong already to the network world-. It no longer makes sense for them to learn things by heart and repeat what the teacher has told them. Now, in a globalized world, with all the information you need at the tip of your finger, thanks to internet, all they need to learn is how to access, discern, and process information, and all they need to develop is their emotional intelligence to be good communicators.
And as far as higher degrees and university studies go, I believe that things in the future will be very different. If we are to develop and put to use our own individualized talents it makes no sense to have anything standardized in Education, and it seems much more logical if each one of us can choose those singular and specific courses that we need to enrich ourselves and our talents, and not waste time on subjects or matters that bore us, and at the same time, practice continuously what we've learned so as to find out what more do we need.
I believe that the future of higher Education is full of short courses and seminars, many online, and that Universities will either have to change their structure to be very open or otherwise tread the path of their extinction.

Politics in a network world
Politics at a national level doesn't mak much sense as it is right now if we wish to be competitive in a global economy. Encasing a country by allowing it to be represented by a rigid regime -whether it be fascist, communists or democratic- is a good way to infringe development at all levels. And because of our global interdependency, it is also quite unsustainable if we wish to maintain a certain quality of our technological life.
So maybe in Europe we will end up being a union of regions without frontiers, be them political, economical, social or linguistic, although maintaining our own individual cultural identities.
Today's economical restrictions, especially in the southern European countries, will end up suffocating society and being a stimulus to create a different economy and a different political system. I believe the Spanish 15-M movement and the Arab Spring is just the beginning of what may end up being the future of politics, a truly participatory democracy.

Activism in a network world
What about political activists or those groups of people who campaign or fight to defend certain rights? Say for example animal activists. I believe the key in a network world is to be proactive and not reactive. In the pyramid paradigm people fight against something and so feel strong and united. But in a network world there is no greater cohesion than love.
Allow me to explain. The feminine energy of uniting, creating and feeling can be resumed in one word, “love”. And the masculine energy of division, thought and action can be defined by the word “fear”.
So then, if we “fight against” something or someone, we are liable as a group to be divided or infiltrated because of our fear. But if we as a group accept those who are contrary to our opinions, not going against them, but focusing in a positive way on the goals we wish to achieve, we than can be very strong although at the same time very subtle.
And being subtle is the best way to change from the pyramid to the network paradigm.

domingo, 9 de junio de 2013

Millennials y cómo cambiarán el mundo

Los millennials, o la generación que ahora tiene entre 18 y 33 años, son aquellos jóvenes que han nacido dentro de la era digital. Estos nativos digitales ya no conciben el mundo de la misma manera que sus padres y que generaciones anteriores. Son ellos quienes crearán las nuevas estructuras sociales, económicas y políticas del nuevo mundo en red.

Para ellos el mundo no tiene límites. Gracias a internet están conectados con todo el mundo, buscan y encuentran respuestas en la red y son conscientes de que tienen la habilidad de alterar su mundo y el que los rodea. Las nuevas tecnologías les han conferido un poder que ninguna otra tecnología ha logrado.
La socialización de las nuevas tecnologías, es decir, la distribución igualitaria del acceso a la red, igualan el campo de juego y esto ayuda a crear oportunidades para todos, en vez de solo para unos pocos. Así, estos jóvenes obtienen una gran confianza en sí mismos que les permite posicionarse en el centro de su universo.

A través de las redes sociales, los millennials pueden compartir sus puntos de vistas, sus opiniones y su creatividad ante una audiencia de millones de personas. Eso aporta una gran sensación de poder personal, y por tanto, de confianza.

Pero la tecnología no sólo facilita que los millennials se sientan protagonistas de su universo, sino que también les permite que se sientan conectados con los millennials de otras comunidades del mundo, y esto ha creado en mucho de ellos el deseo de ayudar a resolver los grandes problemas. Gracias a la red y a su creencia en sí mismos, son idealistas y su grado de compromiso con las cosas que les importan es extraordinario.

Pero los millennials quieren ir más allá de simplemente donar a una buena causa. Son proactivos en su mundo y quieren saber exactamente qué se hace con su dinero y qué oportunidades tienen ellos de ayudar como voluntarios, demostrando así un grado de compromiso como no se había visto antes.
A la vez que aumenta la manera en la que los millennials contribuyen como individuos, las formas de trabajar más tradicionales se están desmoronando y la tecnología sustituye no sólo la labora manual, sino también el capital intelectual.



Así, desaparecen las labores repetitivas y surge un nuevo valor que es la contribución al cambio. En especial, en una cuesta realizada por Telefónica, se ha visto que son los latinoamericanos los que más sensación tienen de que pueden contribuir al cambio, sobre todo a nivel local.

En la Era de la red, hay un cambio en la manera que se percibe el liderazgo. Los millennials ya no creen en las instituciones ni en los líderes tradicionales. Para ellos los gobiernos no representan sus creencias ni valores, y a cambio depositan más fe en la sabiduría del grupo, accedida a través de las redes sociales. Confían los unos en los otros y acuden a sus colegas cuando quieren respuestas. La conexión es bilateral y cualquiera puede hablar con cualquiera.

El viejo paradigma en el que unos pocos orquestan lo que deben hacer los demás está fallando, y a cambio surge una arquitectura fluida, abierta y con sinapsis en todas direcciones que es la red. Así, para sobrevivir y prosperar, los millennials terminan por confiar menos en las instituciones y más en ellos mismos y sus colegas.

Los millennials están más abiertos a los cambios y son más tolerantes a la diversidad. Y a pesar de que puede que lo tengan más difícil para encontrar oportunidades laborales, debido a su deseo de ayudar a resolver problemas, seguramente jugarán un papel clave en la construcción de una economía más estable y de una sociedad más igualitaria. Estos jóvenes han venido a cambiar el mundo.

domingo, 2 de junio de 2013

Los miedos sociales en la red

Los miedos que nos afectan, nuestros traumas, son miedos sociales provocados por vivir en un orden jerárquico, y que surgen desde que se crearon las ciudades. En realidad son miedo a estar "fuera muros", y en definitiva, miedo a morir. Pero el miedo a estar "fuera" es en realidad un miedo a "no estar dentro", es decir, aquel que proviene de no estar centrado en un mismo, de no estar en contacto con uno mismo.

Tal y como profetizaron los Mayas en su calendario, estamos viviendo un cambio de Era, pero debido a que el anterior cambio ocurrió en los albores de nuestra Historia escrita, no tenemos referencias de lo que implica vivir según un paradigma diferente al que conocemos, el del orden jerárquico.
Hace 5.000 años inició nuestra Historia en Mesopotamia, con la creación de las primeras ciudades. Esto coincide con el comienzo de la 5ª cuenta larga de los Mayas. La Era anterior surgió hace 10.000 años, en el 8.000aC con la revolución agrícola del neolítico. Entonces, la Humanidad dejó un estilo de vida nómada para asentarse en los primeros poblados, gracias a la agricultura.
Fueron las mujeres quienes tuvieron durante toda esta época un papel predominante en una sociedad que era igualitaria. La energía femenina caracterizó este período, entendiendo ésta como la de unir, crear y sentir.
La organización social de la Humanidad se basaba en el círculo. Las personas se reunían en círculo en torno al fuego, en poblados con disposición circular y chozas de planta redonda. Por aquella época la Humanidad empezó a cristalizar círculos. De hecho, se inventó la rueda y se crearon infinidades de lugares sagrados circulares, como Stonehenge.

Pero después, hace unos 5.000 años, debido al trueque y al comercio, el círculo no era suficiente para sostener las relaciones sociales, y empezamos a organizarnos en ciudades, de forma jerárquica. La pirámides es un figura tridimensional, y en aquella época empezamos a cristalizar pirámides, como las de Egipto, las de China o las de México.
Comenzó, gracias al empuje del hombre, una sociedad patriarcal, basada en la energía masculina de dividir, actuar y pensar, en la que surgieron las guerras, así como las tensiones internas, generando los miedos sociales.
Las ciudades surgieron para acaparar recursos naturales, como los manantiales en medio del desierto, y así poder comercializar con estos. Pero esto conllevó la necesidad de defenderse de aquellos no dispuestos a pagar el precio. Se levantaron muros y en el centro, los que ostentaban el poder construían edificaciones más altas que los demás para estar siempre encima.
En una sociedad jerárquica, el que está en la parte alta de la pirámide acapara los recursos y distribuye lo justo a los que están debajo para satisfacer las necesidades básicas de estos, de seguridad, techo, comida y pertenencia, y nada más, a cambio de la fidelidad de los súbditos. Es un sistema que fomenta la dependencia y que no permite el crecimiento personal ni material de los individuos, ya que ello supondría el desmoronamiento de la pirámide.
A toda costa, el sistema piramidal busca que las personas sean dependientes y estén siempre intentando cubrir sus necesidades básicas. Para esto no se puede realmente garantizar dichas necesidades o se intenta convencer a los súbditos que siguen teniendo necesidades materiales y de estar tranquilos.

La Era de la red
Desde hace unas décadas, la Humanidad ha empezado a cristalizar figuras tetradimensionales, las redes de transporte, de gas, de electricidad, y por supuesto, internet. La cuarta dimensión es el tiempo y se define en que los nodos se conectan entre sí en función de la demanda.
En diciembre del año pasado, según los Mayas, cambiamos de Era. Es evidente que ese día no fue diferente que cualquier otro, por lo que habrá que pensar más bien que se trataba de un punto de inflexión. Entonces, si sabemos cuando empezaron los cambios hacia la nueva Era, podremos especular sobre cuánto tiempo tardaremos en adaptarnos completamente a ella.
En el siglo XVI se quemaban a las mujeres que destacaban por su independencia, acusándolas de brujas. Este movimiento femenino fue demasiado temprano y no se consolidó. Pero las sufragistas de principios del siglo XX sí lograron su propósito. Luego, tras la II Guerra Mundial y ante la escasez de hombres, las mujeres empezaron a trabajar en las fábricas, descubriendo la libertad que da ser útiles para la sociedad y económicamente independientes. Esto prendió definitivamente la mecha de la revolución de la mujer, que luego fue continuada con la invención de la píldora anticonceptiva y la generalización del divorcio.
La Era en red, que acabamos de comenzar, otra vez está caracterizada por la energía femenina de unir, crear y sentir. Y como tal, vuelven todos los valores que unen a las personas, como son ahora la comunicación positiva, la atención a la demanda o servicio, y la inteligencia emocional.

Diferencias entre la pirámide y la red
En un sistema piramidal hay un jefe, unos ejecutores y los súbditos. El primero se vale de los segundos para ejercer un férreo control sobre los demás, a base de una comunicación "violenta", que divide a la gente, unidireccional y opaca. "Divide y vencerás" es la máxima para asegurarse de que todo queda en su sitio.
Los individuos no tienen valor propio, sino que son formados de manera estandarizada para ejercer un trabajo en el que no se sienten realizados. Lo importante es el grupo, la ciudad, el equipo, la fábrica, la unidad familiar y no el individuo, que no tiene ningún derecho a pensar y la única obligación de obedecer.
Aunque ahora esto nos suene opresivo, en realidad esta época, estos últimos 5.000 años han servido para transformar la materia y desarrollar el intelecto. Pero ha llegado el momento del cambio de paradigma a la red.

En la red cada individuo es totalmente independiente, y se relaciona con los demás en función de la demanda, para abordar un proyecto personal, social o empresarial concreto, que tendrá una duración determinada, ya sea de un día o de varios años, pero nunca con la idea de "hasta el día en que me muera".
En la red cada individuo aporta al grupo lo mejor de sí, su talento, que desarrolla y perfecciona por placer, y que emplea para el servicio a los demás, atendiendo la demanda social. Para esto debemos todos conocernos a nosotros mismos. Emprender un camino de desarrollo interior, para lograr ser personas coherentes y consecuentes.
Los valores que nos sirven para relacionarnos en red son la transparencia, la amabilidad, la honestidad, hacer las cosas fáciles a los demás, la comunicación positiva, y el estar centrado en la solución y no en el problema.
La red tiene un componente virtual, merced a la cuarta dimensión, y esto hace que no toda la realidad sea material. De hecho, si bien en la pirámide la economía se basa en el aprovechamiento y transformación de la materia, en la red es el valor añadido, fruto del producto de la mente, el que aporta valor y el que permite que la economía sea infinita, y por tanto sostenible, gracias a su cualidad de virtual.

La pirámide de Maslow red-itada
En el sistema piramidal las personas no pueden aspirar más allá de satisfacer las necesidades básicas, según las concebidas por Maslow, a saber, las necesidades fisiológicas (salud, descanso, alimentación), las de seguridad (vivienda, empleo, seguridad física) y la necesidad de pertenecer a un grupo.
En la red, sin embargo, las necesidad "inferior" sería la de afiliación, pero en un sentido más activo que la mera pertenencia: la participación en grupos. El siguiente escalón sería el de la autoestima, que incluye el autoconocimiento y la autovaloración, y por último, la necesidad de autorrealización, que incluye el desarrollo de los talentos y capacidades, la ética, la creatividad y la contribución a la sociedad. Esta pirámide de la red estaría invertida, de tal manera que la mayoría de las personas desarrollarían las necesidades más elevadas.

Miedo a estar "fueramuros"
Nuestros miedos distan mucho de su expresión más primitiva e instintiva y han sido disfrazados por capas y capas de todos los terrores que ha vivido la Humanidad, gracias al daño que los hombres hemos infringido sobre nuestros congéneres. Son básicamente miedos sociales, y en el paradigma de la red, ya no hay lugar para estos.
A nivel práctico esto quiere decir que nuestros traumas pertenecen exclusivamente a la Era que acaba de terminar, y que en red se resolverán y disolverán en la Era de la red. Los miedos sociales surgen de las tensiones que tienen lugar al vivir agrupados en ciudades bajo un sistema jerárquico.

Son tres los miedos básicos de los animales gregarios, que surgen de tres necesidades que han permitido que el grupo exista y sea evolutivo, a saber, la de pertenencia, la de intercambio con el grupo, y la de orden.
En la Era piramidal, esto rasgos evolutivos, favorecidos hormonalmente y genéticamente, se transforman y se convierten en "necesito pertenecer al grupo", o si no estaré abandonada y moriré, "necesito aportar al grupo y que me aporte", o si no seré rechazada y sola me moriré, y "necesito que haya un orden en el grupo" (preferiblemente el mío), o si no se vendrá todo abajo, habrá destrucción y moriré.
En definitiva podemos decir que todo miedo social es en definitiva miedo a estar "fueramuros", o lo que es lo mismo, miedo a no estar dentro..., de mí. La sociedad jerarquizada y sus miedos provocan la enajenación de uno mismo, y esto a su vez, la angustia de estar separados.

Una paradoja que encuentra su resolución en el camino de conocimiento interior que lleva a la coherencia y al desarrollo de los talentos propios.

Los tres miedos básicos
Así pues, los tres miedos básicos de todo ser humano son el abandono, al rechazo y a la pérdida de control. El abandono es en esencia un trauma en el afecto que resuena con el miedo a no ser cuidado. Son personas a las que les cuesta encontrar el sentido de la vida, que se rinden con facilidad, les cuesta mucho creer en sí mismo y sus habilidades, y se bloquean cuando creen que pueden quedarse solos.
El rechazo es en esencia un trauma que viene del miedo a no ser alimentado, y por tanto afecta a la transmisión y asimilación a todos los niveles, ya sea fisiológico o mental. Son personas que temen ser rechazadas en su aportación a la sociedad, y se bloquean ante el más mínimo rechazo.
El control es en esencia miedo a perder, a la inseguridad, al caos y a la destrucción. Es un trauma de la voluntad. Hace que tengamos miedo de cambiar, de perder lo que tenemos, de que todo se destruya y nos quedemos sin nada. Paraliza a las personas cuando éstas perciben un atisbo de falta de control, haciéndolas rígidas y resistentes a lo nuevo.
Los miedos que tenemos, nuestros traumas, esa intensidad de emoción en realidad no pertenece a nuestra vida, sino que los heredemos a través del karma familiar, social e incluso personal. Si mi abuela vivió horrores durante la guerra, se lo pasó a mi madre en forma de tensiones durante la etapa de los primeros años de vida. A su vez, mi madre me pasó a mí aquella tensión, ya que ella tampoco tuvo los recursos personales para resolver.
En realidad, no es hasta la tercera generación, como mínimo, después de una guerra, cuando por fin se puede uno permitir "el lujo" de resolver los traumas. Y es que trabajarse interiormente solo se puede realizar en época de paz y cuando están satisfechas las necesidades básicas.

La virtualización de la realidad permite a la Humanidad resolver sus traumas
Como se ha descrito antes, la red tiene una dimensión que no es material, sino virtual. Gracias a ésta gran parte de nuestras vida ocurren a un nivel intangible. La mejor muestra es internet, pero también la economía se ha virtualizado con la creación de las tarjetas de créditos, los fondos, los créditos, etc.
De hecho, hasta tal punto que las tensiones vividas durante esta crisis corresponde a emociones que antiguamente habrían desembocado en una guerra física, pero que ahora se ha limitado a una caída de la bolsa, una desestructuración de sistema jerárquicos, o al pinchazo de la burbuja inmobiliaria. Y es que en un mundo globalizado no podemos matar a nuestro vecino por su gallina porque dependemos de la unión de todas las partes del sistema para que la economía no se venga abajo.

La fisiología del miedo
El miedo social, a nivel fisiológico, surge porque damos una respuesta de huida ante un hecho que no hemos sabido cómo enfrentar. En otras palabras, es como si le dijéramos a nuestro cerebro que tenemos delante a un monstruo que nos va a comer, y como no tenemos recursos, no nos queda otra que huir. Esto no es una decisión consciente, sino una reacción involuntaria del organismo. Lo que ocurre es que el cerebro primitivo manda una orden de desconexión a nuestro córtex frontal, o cerebro pensante, porque éste no ha encontrado la solución. La amígdala se apodera del sistema, como viene haciendo desde hace millones de años con tanto éxito, y manda una única orden: ¡huir!
Como dentro de un contexto social," dentro de los muros de una ciudad", no se trata de echar a correr, hacemos lo siguiente equivalente que es correr con nuestra mente. Así, corremos y corremos, con nuestra mente dando vueltas, hasta que encontramos una "cueva" y dejamos de percibir el peligro.
Esto provoca un alivio inmediato, pero al mismo tiempo, ¡zas!, hemos condicionado una respuesta involuntaria, automática y que escapa nuestro control. La próxima vez que nos encontremos en la misma situación, automáticamente reaccionaremos de la misma manera, y directamente se desconectará nuestro cerebro pensante. Dejaremos de ver las cosas buenas, sólo estaremos atentos a los peligros, y saldremos corriendo en la misma dirección, repitiendo la misma conducta.
Por esto mentimos, pegamos, insultamos, gritamos, nos pringamos, o nos portamos mal con los demás, en definitiva, repetimos los mismos patrones mentales y conductuales. Y para colmo, como no conocemos este mecanismo, nos sentimos culpables -ayudados por el culto a esta actitud de las religiones organizadas-, lo que nos impide ser conscientes de nuestros actos.
En resumidas cuentas, cuando sentimos alivio aprendemos a hacer o pensar de manera automática, lo cual escapa nuestro control y nos hace sentir mal. Esto provoca sensación de descontrol y de miedo, y nos hace muy dependientes.

Entonces, ¿qué hacer? La solución pasa por hacerse conscientes de los patrones que uno ha condicionado, y para ello hay que observar sin culpa. Luego, y solo entonces, uno puede aprender una nueva estrategia (ha de ser en frío, sin el problema delante), trazar un plan de enfrentamiento y desarrollar una nueva acción. El resultado, cuando se consigue vencer y resolver el problema, es una sensación de satisfacción.
Con esta emoción condicionamos una conducta voluntaria, generando en nosotros la sensación de que nuestra vida está bajo nuestro control. Esto ayuda a construir nuestra autoestima y que creamos en nosotros mismos.

Consejos para superar los miedos sociales
Para superar los miedo sociales la Humanidad tiene que dirigirse hacia la parte superior de la pirámide de Maslow, centrándose las personas en participar en grupos, en el autoconocimiento, en el desarrollo de los talentos propios y en poner estos a disposición de otros para tener así una vida significativa.
Por eso, es muy importante estar conectado con los demás de manera activa, tanto a través de las redes sociales como de manera presencial, en contacto directo. Nada de refugiarse en el trabajo porque hay mucha faena que hacer.
También es muy importante centrarse en la solución y no en el problema. Imagínate que vas en bicicleta y en medio del camino hay una piedra. Si te centras en el obstáculo, por muy ancho que sea el camino, al final tropezarás. Si te centras en la solución, la sortearás.
Hay que estar siempre aprendiendo cosas nuevas, pero no cualquier cosa. Es importante ser selectivo y aprender aquello que realmente te puede enriquecer, pero también es imprescindible poner en práctica todo lo que se aprende inmediatamente para integrar la información. Es así como aumenta la autoestima, al percibir que puedes tener control sobre tu propia vida.
Conócete a ti mismo, sé flexible, y esfuérzate en hacer agradable y fácil las relaciones con los demás. Desarrolla tu inteligencia emocional. Ponte objetivos, en la vida y en el trabajo, y trabaja en lo que te gusta, en lo que te apasiona. Y haz que tu vida sea tan significativa para ti como para los demás.

A continuación, presentación de diapositivas de la charla sobre los miedos: